Cloud Computing
Mainframe
Infraestructura
Fujitsu
Open source

Juan Valls: "El entorno ideal hoy en día es tener una cloud híbrida"

Entrevista con el director de Desarrollo de Negocio para Entornos Críticos y SAP en Fujitsu sobre la oferta concreta de la compañía en esta materia y su colaboración con SUSE.

Juan Valls, Fujitsu

Desde hace poco más de un mes, los SUSE Expert Days, organizados por la compañía que les da nombre, SUSE, buscan presentar a potenciales clientes las novedades en soluciones para TI basadas en open source. “Un gran escaparate” para las empresas que trabajan en el sector, como lo define Juan Valls, director de Desarrollo de Negocio para Entornos Críticos y SAP en Fujitsu, que ha participado en los dos eventos del ciclo celebrados hasta la fecha en nuestro país: el de Barcelona del 22 de febrero, que sirvió como arranque de los Experts Days y el del 22 de marzo en Madrid. 

Con su charla sobre Sistemas para entornos críticos de alto rendimiento de bases de datos de FUJITSU y SUSE, el experto acerca a potenciales clientes el portfolio de la compañía para este tipo de sistemas. Una oferta que se define en base a dos líneas de servidores, explica. “Una, que es digamos la clásica, de servidores más habituales, que es la línea Primergy. Luego tenemos una línea de servidores específica para lo que sería entornos de alta flexibilidad, que son los llamados Primequest. Estos servidores están basados en complementos estándares”. 

“Su diseño nace hace unos diez años aproximadamente”, continúa, “cuando a parte de la gente que Fujitsu tenía para el desarrollo de mainframe en grandes sistemas UNIX los pusieron en este proyecto, para un diseño basado en componentes estándares pero para entornos de alta flexibilidad; digamos, para sustituir esos entornos críticos normalmente basados en mainframe o sistemas UNIX pero ya en sistemas estándares”. Para las empresas, esto se traduce en distintas funcionalidades que se ven, especialmente, en entornos de estas características, “entornos grandes”. Entre la oferta de servidores de Primequest se encuentran modelos como los de la línea PRIMEQUEST 3000 Series, que permiten llegar hasta los 224 cores, trabajando con 24 TB de memoria y 56 slots

Alta disposibilidad, el factor diferencial

Aunque la oferta de Fujitsu tenga su desempeño óptimo en esos entornos grandes que destacaba Valls, su uso llega a todo tipo de usuarios. “Como estamos en sistemas de estándares, en principio cualquier cliente podría hacer uso de ellos. El entorno típico son grandes clientes, donde tenga grandes bases de datos, o incluso sistemas transaccionales como es la banca online, donde hacen falta esos grandes sistemas con grandes recursos. Aunque se puede utilizar en cualquier cliente”, dice, destacando las posibilidades que ofrece a la hora de escalar. “La gran diferencia competitiva está basada, fundamentalmente, en la alta disponibilidad que tiene el servidor. Estos sistemas permiten que yo pueda tener un clúster dentro del propio servidor, de tal modo que si hubiera un problema hardware, el propio servidor se recuperará de ese sistema”, indica. Para clientes más pequeños, se permite realizar la escalabilidad de forma dinámica: “si necesito crecer, no tengo que parar el sistema, no tengo que dejar de dar servicio, sino que de forma muy sencilla puedo añadirle otro par de procesadores, más memoria, etc, y, muy importante, sin dejar de dar servicio”. 

Las intervenciones de Juan Valls en los SUSE Expert Days viene de la mano de una larga colaboración entre las compañías, “una historia de más de 20 años de trabajo” a través de las sucesivas recompras de empresas alemanas. Ese historial común ha dado como resultado varias soluciones conjuntas, como FlexFrame Orchestrator, una de las que tienen para SAP y SAP HANA, “que se desarrolló hará unos diez años, aproximadamente, y que sigue totalmente válida”. Entre los últimos frutos de este portfolio común está SUSE Business Critical Linux, un servicio que presta Fujitsu por sus acuerdos con SUSE en exclusiva. Explica Valls: “Normalmente SUSE tiene un servicio de soporte que permite que, cada vez que sacan un service pack nuevo, hay un tiempo muy limitado para actualizarlo. Te obliga SUSE a actualices. SUSE tiene un pack que te permite llegar hasta los 4 años y medio, aproximadamente sin tener que hacer actualizaciones. En el Business Critical Linux de Fujitsu lo que se pretende es mantener un entorno tipo mainframe, es decir, llegar hasta los 8 años sin tener que parar los sistemas para la actualización: en lugar de ser 4 años y medio, llegarías los 8 años sin tener que parar los sistemas para la actualización”.

La nube como modelo en claro auge

Todo esto en un entorno en que el proceso de transformación digital va evolucionando. “Está claro que el futuro no muy lejano, el de hoy en día ya, es la cloud”. Pero matiza: “La cloud pública tiene unas ventajas”, explica, “le es muy fácil crecer, simplemente contrata más servicios o más recursos, y puede crecer. Ocurre que cuando son aplicaciones enterprise, aplicaciones que ya a priori sabes los recursos que necesitas, te sale mucho más económico obtenerlo en on premise, que es tuyo el equipo. En estos momentos, la situación que se está dando es que el entorno ideal hoy en día es tener una cloud híbrida: parte de los recursos tenerlos o gestionarlos tú mismo, y parte en la cloud pública”. 

Sobre el uso del open source, premisa de partida en sus colaboradores SUSE, explica que se ha visto también un cambio en los últimos tiempos, desde un primer momento en que “era como algo de frikis. No se apostaba mucho por ellos. Pero el open source ha ido poco a poco ganando el terreno. Hoy en día, es algo muy a tener en cuenta, con mucho mercado ganado, y la tendencia en el mercado es que más va a ser open source, todo o casi todo, y las empresas se van a limitar a dar servicios de soporte, etc”.

Juan Valls termina destacando el papel de eventos como el SUSE Expert Days. “Para Fujitsu es una puerta muy importante para que vean qué novedades tenemos en cuanto a soluciones de cara a su posible rendimiento, porque este tipo de servidor y de servicio lo normal es que no se tenga conocimiento de que existe”. Así lo experimenta él: “Muchas veces, cuando con algún cliente hablas de estos temas, ves como se le abren los ojos de ver estas posibilidades, que ni siquiera se habían planteado que existían”. En definitiva, “un gran escaparate” gracias al cual proporcionar una primera aproximación al cliente. “Y luego ya, de forma particular, hablar con todo lujo de detalles”.