Software
TI
SaaS
Infraestructura
Fujitsu

La evolución del negocio pasa por la arquitectura de aplicaciones

Elementos como el software como servicio o las infraestructuras definidas por software están apuntalando las bases del nuevo modelo.

digital

Más allá de los cambios internos a nivel de infraestructura que se producen en las empresas con la creciente digitalización de las mismas, la llegada del nuevo paradigma digital está transformando los modelos de negocio, que hace tiempo que están dejando de ser únicamente físicos para abrazar su vertiente digital.

En este marco cambiante, la consultora Gartner distingue un factor clave: las aplicaciones. Este tipo de herramientas canalizan importantes innovaciones que sirven para adaptar el paso a los nuevos tiempos, muchas veces con pocos requerimientos técnicos por parte de las empresas. Como en cualquier aspecto tecnológico, también entre las aplicaciones hay distintas prácticas y tendencias: de aplicaciones móviles a arquitectura de aplicaciones y los distintos elementos que integran y las conforman, todas tienen su repercusión en el negocio digital. Aunque sí que se pueden distinguir unas líneas conductoras en la actualidad, que están renovando las organizaciones a través de su TI. 

Para el analista de Gartner Keith Guttridge estos grandes impulsores del cambio en aplicaciones serían dos. Por un lado, los cambios en la figura del desarrollador gracias a la infraestructura definida por software, que permite una gestión más veloz del trabajo en TI y una mejora de las competencias. Esto se puede ver, por ejemplo, en los cambios en los centros de datos, donde se está extendiendo el modelo de SDDC y se espera que la tendencia se imponga en el futuro. 

Por otro lado estaría la adopción de soluciones SaaS, que evitan que las empresas tengan que disponer de todo tipo de infraestructuras para su desempeño TI. Esto supone un importante cambio de enfoque dentro de las organizaciones y, consecuentemente, en el negocio: se reduce la necesidad de atender a las infraestructuras propias, relegando gran parte del trabajo de gestión de TI tradicional a terceros.

Estos dos elementos no solo simplifican el trabajo en sí mismo, sino que permiten que los recursos destinados a este departamento se empleen en un mayor beneficio y desempeño del negocio. 

En los últimos tiempos se está viviendo el auge de determinadas tecnologías, que tienen un impacto transversal a aplicaciones y otras herramientas. Es el caso, por ejemplo, de la inteligencia artificial, con sus múltiples manifestaciones, como asistentes virtuales y chatbots. Este tipo de aplicaciones están demostrando un valor importante en sectores como el de retail, facilitando el contacto con el cliente de tal forma que se mejora la experiencia de usuario.

La era del negocio digital es cambiante y requiere de una actitud activa por parte de la empresa, con afán de adaptación y clara vocación de apuesta por la innovación. Esto tiene que reflejarse tanto en la adopción de tecnologías como a la hora de preparar a la plantilla para este nuevo entorno, haciendo que el cambio que conlleva la transformación digital sea a todos los niveles.