PYME
PYME
Convergencia
Transformación Digital

La transformación digital llega a las pymes

Las empresas de menor tamaño pueden iniciar el proceso de digitalización de forma sencilla con la solución de PRIMEFLEX Cluster-in-a-box.

pymes

El cambio al nuevo paradigma digital no es un proceso uniforme; si bien se trata de una tendencia generalizada tanto en el entorno empresarial como en otras capas de la sociedad, hay diferentes velocidades a la hora de iniciarse y consolidarse en este camino dependiendo de múltiples factores. Por ejemplo, en el mundo de la empresa se perciben estas distintas marchas comparando la evolución del proceso de digitalización entre áreas de actividad: por más que el futuro vaya obligando a pasar por el aro de lo digital a todo tipo de instituciones y compañías, no están igual de adaptadas las compañías centradas en turismo y viajes que las que se dedican a minería o a combustibles fósiles, como destacaba el Foro Económico Mundial en su informe de enero de 2017 para la Iniciativa de Transformación Digital. 

También se perciben diferencias al enfrentarse a la migración a entornos digitalizados en las empresas según su tamaño. Tradicionalmente, a las pymes les cuesta más seguir el paso de la innovación, al contar con menos recursos financieros y humanos que compañías más grandes, aunque en los últimos tiempos se ha visto un impulso al proceso de digitalización. En su Informe de progreso digital en Europa para 2017, la Comisión Europea detecta cierta mejoría entre las pymes de España en 2016 frente al periodo anterior en lo que a asimilación de determinadas características digitales se refiere. Por ejemplo, el organismo calcula en un 19% las empresas de menos de 500 empleados que se aprovechan ya de las ventajas del ecommerce, lo que sitúa a nuestro país en novena posición de la lista de los 28.

Para las pymes, el proceso de evolución digital tiene una serie de ventajas manifiestas. Frente a esa visión tradicional de que al contar con menos recursos les es más difícil optar por la modernización de sus infraestructuras y modelos de negocio, las distintas soluciones que hay en el mercado facilitan una implantación rápida, con es el caso de Cluster-in-a-box, una de las opciones de la familia PRIMEFLEX de Fujitsu. Esta propuesta puede resultar de especial interés para las compañías de menor tamaño por características como que permite un despliegue ágil, en apenas 45 minutos, con lo que se evitan procesos largos y lentos que pueden tener empantanado al departamento de TI de la empresa o incluso hacer que el negocio se vea afectado. Según un informe de IDC para Fujitsu, las soluciones de la familia PRIMEFLEX permiten ahorrar hasta un 65% del tiempo de trabajo que el equipo técnico destina a la implantación. Esta solución garantiza, además, que el proceso se realice sin riesgos, reduciendo la posibilidad de fallos o vulnerabilidades. 

La modernización de los sistemas de almacenamiento y ejecución de este tipo de tareas conllevan una serie de beneficios asociados, más allá del propio proceso de despliegue de la solución, en los que se sintetizan las ventajas que la digitalización aporta a todo tipo de empresas. Por ejemplo, el ahorro de costes, que el citado estudio redondea al 35%. Además, con la virtualización se favorece la simplificación y automatización del trabajo relacionado con la gestión de estas infraestructuras. Esto lleva a que se pueda realizar una mejor organización de los recursos destinados a TI: lejos de hacer que los departamentos se queden sin trabajo, se favorece que se destinen esos efectivos en tareas que puedan redundar en una mejora del negocio. 

Las soluciones como Cluster-in-a-box son una opción interesante para que las compañías de menor tamaño se introduzcan en el entorno digital de forma ágil y con un mínimo de problemas, interpretando de la mejor manera posible la idea de que la digitalización no es un proceso arduo y complicado, sino una opción de futuro que permite mejorar el desempeño y a la que no hay que observar con prevención.