Software
Cloud Computing
Virtualización
Centro de datos
Fujitsu

SDDC y multicloud, las bases de una infraestructura TI ágil

La evolución de la hiperconvergencia plantea nuevos modelos y arquitecturas con las que optimizar el desempeño empresarial.

nubes

La senda de la transformación digital se está construyendo a tramos. En un primer momento fueron los servidores blade los que pavimentaron este camino, con un periodo de predominio que se puede situar entre los años 2005 y 2015. En los últimos años de su hegemonía, los blade convivieron con el auge de las infraestructuras convergentes, a partir de 2010, y los primeros indicios de una nueva ola, auspiciada por la hiperconvergencia. Desde 2016, este tipo de sistemas están tomando el mando a la hora de asentar la vía de las empresas a la digitalización.

Así lo calculaba la empresa de estudios de mercado Gartner en 2016, estipulando que el de sistemas hiperconvergentes integrados sería el segmento de mayor crecimiento de todo el sector de sistemas integrados. Para 2019, estimaban, movería unos 5.000 millones de dólares, consolidándose con una cuarta parte de todo el mercado de convergencia y haciéndose en el camino con parte del negocio de otros modelos de digitalización. 

La hiperconvergencia basa su modelo en la virtualización de la infraestructura, apostando por elementos definidos por software en los que las empresas no deben adquirir todo el hardware para mantener su TI, sino que únicamente pagan por el servicio. Esto, para las empresas, supone distintos beneficios, como que no tienen que ocuparse del mantenimiento de la infraestructura física, pudiendo los equipos de TI dedicarse a otras tareas para optimizar el negocio. Les permite movilizarse con mayor facilidad: crecer o reducir el volumen de los equipos no supone el mismo problema a la hora ampliar instalaciones o deshacerse de elementos, y muchas compañías incluyen planes o servicios con los que se puede escalar de forma de sencilla.

El cambio a la digitalización no está exento de cierta problemática, como las dificultades para modernizar infraestructuras o software heredados. Este es uno de los grandes desafíos a nivel de TI: cambiarlo es costoso, pero mantenerlo puede ser más problemático y poco eficiente, llegando a convertirse en “el talón de Aquiles que frustre el éxito digital”, como advertía la consultora Bain Insights en 2016. 

En el escenario de la hiperconvergencia hay un elemento que se posiciona con fuerza: el centro de datos definido por software, que como advertían desde Fujitsu, no es un concepto nuevo, sino la evolución del concepto tradicional de la virtualización. La infraestructura del centro de datos llega a la compañía que lo contrata mediante un modelo as-a-service, lo que, según Gartner, se traduce en mayores niveles de automatización y flexibilidad. Esto está en íntima relación con otra de las grandes tendencias en infraestructura TI: la nube. La agilidad empresarial que permite el centro de datos definido por software o SDDC se verá reafirmada gracias a una mayor adopción de servicios en la nube, explican desde la consultora. Y en este escenario, la reciente tendencia al multicloud se posiciona como un elemento de valor añadido para incrementar la rentabilidad de la TI. 

Los sistemas de múltiples nubes no son unos recién llegados al escenario tecnológico: ya en 2013 David Linthicum, reconocido especialista en cloud computing, escribía en Infoworld advirtiendo que multicloud se iba a convertir en la próxima “buzzword”, la palabra de moda.

Las plataformas multicloud se pueden estructurar como nubes empresariales, dentro de las cuales hay cabida para servicios de nubes públicas, privadas e híbridas. En el panorama de soluciones que se abren para combinar estos servicios, la aplicación de múltiples nubes y el centro de datos definido por software a la infraestructura supone que a las empresas se les provee de todo el hardware y programas necesarios para el desempeño en el mundo digital. 

Las soluciones que proponen una arquitectura de múltiples nubes con SDDC presentan distintas ventajas. Desde Fujitsu y Nutanix, por ejemplo, plantean que su solución conjunta de cloud empresarial de Nutanix basada en servidores x86 PRIMERGY de la corporación japonesa es un 61% más eficiente de implementar, administrar y prestar asistencia técnica; que se registran un 97% menos de interrupciones no planeadas; y que supone, en ahorro económico, un 60% de reducción hablando del funcionamiento en cinco años. Así, el centro de datos depende de la nube empresarial, lo que simplifica su gestión y permite que los equipos de TI se dediquen a otras tareas.

En el camino de la digitalización, el SDDC y el multicloud se articulan como las nuevas vías por las que transitar de forma ágil, para conseguir optimizar el trabajo tecnológico y lograr un mayor rendimiento global.