Flash
Seguridad
Almacenamiento
TI
Infraestructura
Fujitsu
Protección de datos

Asegurar la información en el almacenamiento all-flash

Las nuevas soluciones obligan a replantearse ideas preconcebidas sobre el almacenamiento flash: es rentable, es adaptable y, sobre todo, es seguro.

seguridad

Usuarios y empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de mantener sus datos seguros. A la fuerza: si todas las vulnerabilidades y brechas de seguridad que ya se han explotado para robar datos no hubieran sido suficiente alerta, los cambios en las distintas regulaciones están sirviendo como última llamada. Un recordatorio de que, en un entorno digital, la protección de la identidad online es tan importante como la de esos elementos identificativos en el mundo físico. De nuevo, tanto para los usuarios como para las empresas: el daño al negocio y a la reputación de la marca que puede hacer una brecha de seguridad es similar al de un accidente en una fábrica por falta de medidas de protección. 

Esta creciente concienciación de los riesgos no siempre implica, sin embargo, una mayor adopción de medidas de seguridad. Al menos por parte de los usuarios. Un estudio de 2017 del Pew Research Center señalaba que casi la mitad de los habitantes de Estados Unidos, un 49%, sentía que su información personal era en ese momento menos segura que cinco años atrás. Preguntados sobre la confianza que les inspiraban determinadas instituciones sobre la protección que hacían de sus datos, más del 30% decía confiar poco o nada en operadoras de teléfono, proveedores de mail y compañías de retail. El porcentaje subía a los alrededores del 50% cuando se hablaba del gobierno y de las plataformas de social media. Sin embargo, este mismo estudio recogía que los usuarios no seguían las recomendaciones de los especialistas sobre temas tan sencillos como uso y seguridad de contraseñas o protección de dispositivos móviles. 

Para las empresas, la obligación de adaptarse a los nuevos marcos regulatorios, como RGPD o PSD2, deja menos resquicios a esta dualidad. La obligación de velar por la privacidad del usuario se traduce en una necesidad de reforzar sus mecanismos ante los distintos tipos de brechas de seguridad que se pueden dar, que siguiendo al MIT se pueden clasificar en tres grandes contenedores: ataques deliberados al sistema, negligencia y prácticas inseguras o pérdidas de datos por fallos en la cadena de almacenamiento de la información.

Si a todo esto se le suma la digitalización, el resultado es que las compañías están en un momento de revisión de sus infraestructuras, en el que la seguridad es uno de los factores muy a tener en cuenta a la hora de actualizarse. Esto lleva a analizar distintas alternativas, entre las que en los últimos tiempos está asomando con fuerza el almacenamiento all-flash. Tradicionalmente asociado a aplicaciones que requerían un gran rendimiento, sin reparar en gastos, el flash todavía arrastra una serie de prejuicios vinculados a sus usos pasados, como que es costoso y poco fiable. 

Pero la aparición de nuevas soluciones en el mercado está acabando con estas nociones. Las opciones de almacenamiento all-flash aportan una alternativa rentable al almacenamiento en disco, ya que tienen mejor coste por operación de entrada y salida y son más eficientes, lo que se traduce en menor gasto energético. Se mejora el tiempo de respuesta en relación al disco, pudiendo llegar a ser hasta 500 veces más veloz. 

Sin embargo, también hay opciones intermedias, con las que hacer la evolución gradual al almacenamiento all-flash. La familia híbrida ETERNUS DX, de la que Fujitsu acaba de presentar su última generación con los ETERNUS DX500 S4 y DX600 S4, propone un sistema de almacenamiento que combina el alojamiento de unidades de estado sólido y discos duros. Permite ajustar el coste, mejorando hasta un 30% el rendimiento de SSD, además de velocidad y capacidad. 

En lo que se refiere a la seguridad de los datos, estas nuevas soluciones ofrecen las garantías necesarias para trabajar con tranquilidad. La solución asegura la continuidad del negocio ante cualquier eventualidad, gracias a sus mecanismos de duplicación y réplica de datos, además de conmutación por error transparente.

Además, aportan los beneficios de la automatización inteligente, que evita la parte de carga administrativa en la gestión de niveles de almacenamiento al vincularlo junto con el ancho de banda al tiempo de respuesta requerido por volumen de datos. La gama de DX tiene disponibles opciones de distinta capacidad, para adaptarse a todo tipo de compañías, desde pymes a las de mayor tamaño, y facilitar la escalabilidad.

El almacenamiento all-flash aporta un importante conjunto de ventajas para las empresas, que estas soluciones híbridas permiten conocer e integrar sin que suponga un cambio radical. Una opción a redescubrir, que puede convertirse en un activo para la empresa a la hora de garantizar la privacidad y la seguridad de los datos de sus usuarios o clientes.