Fujitsu
Supercomputación

Fujitsu lleva al ISC 2018 su arquitectura de nodo HPC para facilitar la computación a exascala

La corporación japonesa trabaja en el proyecto NEXTGenIO1, una iniciativa de la Unión Europea, junto con otros socios tecnológicos.

Fujitsu datacenter

El trabajo en HPC tiene un objetivo de futuro claro: la computación a exascala. Con este propósito en mente, las compañías trabajan en el desarrollo de la infraestructura necesaria para posibilitarla. Una de estas es Fujitsu. La corporación japonesa tiene en marcha varias iniciativas destinadas a dar el salto a este nuevo paradigma de computación, como el proyecto NEXTGenIO1. Realizado en el marco del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, la compañía colabora aquí con otras siete organizaciones. Ahora se ha podido ver uno de sus frutos. 

Ha sido en el ISC High Performance 2018, el evento que se está desarrollando estos días en Frankfurt y en el que se profundiza en el desarrollo de la computación de alto rendimiento y sus distintas aplicaciones. Fujitsu ha llevado a su espacio propio en la muestra un prototipo de la arquitectura de nodo del sistema HPC del NEXTGenIO1, que emplea tecnología de memoria non-volatile de Intel. 

Concretamente, el sistema utiliza Intel Optane DC Persistent Memory (NVRAM), basado en la tecnología de memoria Intel 3D XPoint, para ofrecer acceso byte-addressable para futuros procesadores Intel Xeon a velocidades mucho más altas, y así superar las limitaciones en operaciones de entrada y salida. 

Este es el núcleo del trabajo del NEXTGenIO1. El proyecto se centra en la investigación de cómo eliminar el cuello de botella actual a la hora de rendimiento, provocado por la limitación de operaciones I/O, de entrada y salida, en HPC. Esta situación afecta al desarrollo de iniciativas de computación de alto rendimiento en campos como la inteligencia artificial, el machine learning o la analítica de datos, que requieren de buen desempeño con cargas de trabajo de gran tamaño en I/O. Los avances en este terreno posibilitarían una mejora en el rendimiento de HPC, facilitando la evolución del trabajo en petaFLOPS u operaciones de coma flotante por segundo de 1015 flops al siguiente nivel, los exaFLOPS. 

Entre los socios de Fujitsu en NEXTGenIO1 se encuentran algunas organizaciones con las que la corporación japonesa mantiene otras colaboraciones en sus proyectos de computación a exascala. Con ARM, por ejemplo, trabaja en el Post-K Computer, el futuro gran superordenador de Japón que esperan tener en marcha para 2021; precisamente han llevado al ISC 2018 un prototipo del mismo, tras avanzar en el desarrollo de su procesador. Con el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación, Fujitsu ha oficializado recientemente un acuerdo para desarrollar el ecosistema necesario para la computación a exascala

Los otros partners del proyecto de Horizonte 2020 son las compañías Arctur e Intel y los centros EPCC en la Universidad de Edimburgo, el European Center for Medium-Range Weather Forescast y la Universidad Técnica de Dresden.