Ventajas de dar el salto a Windows Server 2019

La última versión del sistema operativo de Microsoft se integra en los servidores Primergy de Fujitsu para dar respuesta a los nuevos retos en gestión de la infraestructura y los sistemas.

PRIMERGY RX2520 M4

Cuando se habla de sistemas operativos para servidores, un nombre sobresale de entre las distintas marcas. El gigante del software, Microsoft, domina el mercado con Windows, del que acaba de lanzar su última versión, Windows Server 2019, que ya está disponible en los dispositivos de la familia Primergy de la multinacional nipona Fujitsu. Esta actualización responde a los cambios en el mercado de la infraestructura tecnológica en los últimos años, en los que se observan distintas directrices que van marcado la transformación digital de las empresas. 

Un mundo de nubes combinadas

Una tendencia está dominando en la actualidad en el ámbito de la TI: la nube híbrida, que integra sistemas ‘on-premise’ con entornos de ‘cloud’ pública. La nube es el estándar y va a continuar siéndolo: un estudio de IDG Research sobre prioridades de los CIO revelaba que dos de cada tres líderes encuestados esperaban aumentar la inversión en ‘cloud’ a lo largo de este año, tanto para adquirir nuevas herramientas como para actualizar las existentes. Y la pauta común será la de esta mezcla privada-pública. Ya en 2017 la consultora Gartner avisaba de que el futuro en infraestructura era híbrido: en un informe de ese año, la firma de análisis visualizaba un claro declive del modelo tradicional de centro de datos y preveía que para 2020 el 90% de las organizaciones habría adoptado sistemas de gestión de este tipo. En este auge, la demanda de una mayor agilidad y flexibilidad, como las que permiten la combinación de plataformas, tiene una importancia capital. 

Las empresas se alejan de los modelos tradicionales, difícilmente adaptables y muy dependientes del ‘hardware’, para optar por soluciones que se ajustan mejor tanto a cualquier tamaño de compañía como a los cambios que puedan sufrir. De hecho, las previsiones se están acelerando: hace apenas unas semanas Santhosh Rao, analista y director senior de la consultora, explicaba en un simposio en Dubai que “la TI híbrida será el estándar en 2019”. Es un escenario en el que surgen y se popularizan estrategias como la adopción de múltiples nubes, claras herederas de esta demanda de flexibilidad, con los departamentos buscando ya no ventajas económicas u operativas sino una cobertura más completa o una mejor respuesta ante incidentes. 

Toda la infraestructura debe estar preparada para este nuevo escenario, un principio que se respeta en la integración de Primergy con Windows Server 2019. Pensado para conectar entornos físicos con la nube de Azure, el sistema plantea un manejo sencillo a través de un centro de administración que permite monitorizar el entorno al completo. Esto es: no solo se simplifican los procesos de migración y se asegura la continuidad del negocio, sino que se puede controlar en todo momento los distintos módulos que componen la TI empresarial. 

Simplificación e hiperconvergencia

En el desarrollo de estos nuevos modelos combinados, en el hecho de que sea posible combinar múltiples escenarios sin que suponga un quebradero de cabeza o la contratación de plantillas solo al alcance de grandes corporaciones, juega un papel central la infraestructura hiperconvergente. Estos sistemas permiten integrar los distintos componentes de almacenamiento, computación y redes a través de plataformas escalables para aplicaciones empresariales, bases de datos y entornos privados, como explica la firma Forrester. La prueba de su creciente importancia la da el hecho de que Gartner, tras muchos años incluyéndola en los sistemas integrados, le daba en 2018 su propio Cuadrante Mágico, una de las guías clave del sector tecnológico. Y es que la consultora lo visualiza como el segmento de este mercado que está experimentando un mayor desarrollo, con unas previsiones de facturación para 2019 de 6.346 millones de dólares

Windows Server 2019 y Primergy responden a esta tendencia. El sistema está diseñado para adaptarse a las nuevas prácticas en TI en relación al despliegue y la escalabilidad, con una implantación y reformulación ágil. Garantiza altos índices de rendimiento y disponibilidad y una mejora significativa respecto a modelos anteriores en la partida de gastos, gracias a la eficiencia funcional y económica de la combinación. 

Una base para la actualización digital

La  integración de Windows Server 2019 en los servidores Primergy resume a la perfección el momento tecnológico, en el que dominan la flexibilidad y la posibilidad de adaptación, sin renunciar a la potencia ni a la seguridad, una de las grandes preocupaciones de las empresas hoy en día. Esta actualización está pensada para los tiempos actuales, en los que domina el uso inteligente de los datos: las aplicaciones que trabajan con información a grandes volúmenes, según los modelos de analítica y ‘big data’, requieren de un buen desempeño y de posibilidades de escalar, algo que Fujitsu y Microsoft garantizan en sus sistemas.  

Esto abre el camino a la integración de nuevas herramientas con las que impulsar la transformación digital. La gama de servidores de la multinacional nipona asegura, además, que sus beneficios se extiendan a todo tipo de organizaciones, al contar con un portfolio adaptado a las exigencias tanto de compañías de gran tamaño como de pequeños negocios. La nueva versión del sistema de Windows se integra con la familia Primergy para garantizar que las posibilidades del actual entorno tecnológico llegan a todos los clientes