Sistemas hiperconvergentes, al rescate de la digitalización de la TI

La adaptación de la infraestructura al nuevo paradigma tecnológico se puede simplificar de forma notable con herramientas como la solución PRIMEFLEX para Microsoft Azure Stack HCI.

infraestructura

La tecnología va a decidir la hegemonía mundial de los próximos diez años”. Así hablaba Eduardo Serra, el exministro de Defensa y actual presidente de DigitalES, Asociación Española para la Digitalización y patronal de la industria tecnológica y de las telecomunicaciones, en el acto de apertura de su último congreso. Serra apuntaba que España “no se puede perder la revolución digital como se perdió la revolución industrial del siglo pasado”, aunque esta vez parece que el país se encuentra en el buen camino.

Así lo señalan algunos de los indicadores más importantes en relación al estado digital de España. La última edición del Índice de economía y sociedad digital, dada a conocer hace poco más de un mes y que evalúa el año 2018, sitúa al país en la décima posición de entre los de la Unión Europea en integración de la tecnología digital por parte de las empresas. Un puesto por debajo del año pasado, pero igualmente en la mitad superior de la tabla de los 27. Entre algunos de los datos más destacados, hay un 28% de empresas españolas que emplea redes sociales frente a un 21% de media europea; en relación al intercambio electrónico de información, la diferencia es del 46% frente al 34%. No queda tan bien situado en otros indicadores: un 16% cuenta con servicios en la nube en España, frente al 18% europeo; y un 11% acceden a servicios de macrodatos, un punto porcentual menos que en la media de la UE.

Los datos de 2017 del Informe anual del sector TIC y de los contenidos en España 2018, elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, el ONTSI, registra mejoras respecto al año anterior. Crecieron en un 3,4% las empresas del sector TIC respecto a 2016, aumenta el volumen de negocio un 1,2%, hasta los 87.627 millones de euros. La inversión se mantiene prácticamente plana, con un descenso del 0,02%.

El panorama que componen estas estadísticas es la de un país que se esfuerza por no perder ese tren de la digitalización, pero que aun presenta factores mejorables. Es el caso, por ejemplo, de las pymes, que componen el 98% del tejido productivo del país. “Uno de los aspectos en los que España está menos avanzada en comparación con otros países”, como señalaba la ministra de Economía Nadia Calviño en el mismo encuentro de DigitalES. El último informe de Vodafone sobre el tema apunta a que el número de empresas que tienen un plan de digitalización ha aumentado y son el 43%, aunque solo la mitad de estas ha definido un presupuesto para ellas. Para Calviño, “se trata de un reto, pero también de una gran oportunidad: imagínense el potencial impacto de la transformación de este colectivo”.

El papel de la hiperconvergencia en la transformación digital

En todo proceso de digitalización, los responsables de TI y los altos cargos implicados se deberán enfrentar al momento de explorar las opciones y estrategias en el mercado y decidir cuál es la más adecuada para migrar al nuevo escenario. De acuerdo a una encuesta de FreeForm Dynamics, el enfoque mayoritario es el de modernizar toda la infraestructura del centro de datos, seguido por el trasvase de cargas de trabajo a servicios en la nube y, por detrás, el aprovechamiento del hosting tradicional y/o de los servicios gestionados. De estos, el que se da con mayor frecuencia entre los participantes con mejores resultados de desempeño es el de la modernización del centro de datos. 

A lo largo de estos procesos, es seguro que saldrá una palabra: hiperconvergencia.  El modelo de infraestructuras hiperconvergentes —HCI, en sus siglas en inglés—está incrementando significativamente su mercado en los últimos años. “Los clientes están consolidando y estandarizando el uso de esta infraestructura”, explica Naveen Chhabra, analista senior de Forrester; “muchos vendedores han lanzado sus propias ofertas basadas en aplicaciones de HCI. La HCI está experimentando un fuerte empuje”. Este segmento, que combina almacenamiento, redes y computación en plataformas escalables, se ha convertido en el de más fuerte crecimiento de los que componen el mercado de sistemas integrados.

PRIMEFLEX para Microsoft Azure Stack HCI

La hiperconvergencia permite reunir en un modelo las condiciones necesarias para trabajar en entornos de nube pública y locales, de tal modo que se abrazan las ventajas de ambos sistemas. Es el caso de la solución PRIMEFLEX para Azure Stack HCI, uno de los frutos de la colaboración de la corporación nipona Fujitsu y del gigante del software Microsoft. La herramienta combina el rendimiento de los servidores PRIMERGY de la compañía japonesa con la tecnología vinculada a Microsoft y a su sistema operativo Windows Server 2019 y su centro de administración. 

Esta plataforma permite a los clientes adaptar su infraestructura al modelo hiperconvergente, de forma que se accede a sus ventajas de forma paulatina y sin trastocar la parte de TI. Se facilita un despliegue ágil, a través del cual simplificar los sistemas de la organización con la garantía de mejorar el rendimiento y reducir costes asociados a este departamento. Un factor importante en este producto es la mayor facilidad que se obtiene a la hora de escalar, lo que ayuda a que la empresa pueda crecer o modificar su infraestructura sin que eso suponga tener que repensar todo el funcionamiento. 

Para las empresas que estén pensando emprender la transformación digital, la hiperconvergencia es una tendencia esencial. De la mano de PRIMEFLEX para Microsoft Azure Stack HCI, las organizaciones pueden tener la clave con la que evitar perder el tren tecnológico del que hablaba Serra.