Estas serán las principales tendencias tecnológicas en el sector público en 2019

El foco de la aplicación de herramientas digitales será la búsqueda de una experiencia de usuario simplificada, aunque habrá elementos como la adopción de la nube, el 'blockchain' o la IA que vivirán una evolución importante en los próximos meses.

administración electrónica

La administración pública está viviendo también los efectos de la transformación digital. En Europa, dos tercios de los servicios públicos se ofrecen ya por vía telemática, según apunta un estudio de Capgemini. La firma Gartner sitúa las iniciativas de este tipo como prioritarias para los CIO del sector gubernamental, con un trabajo creciente en su desarrollo: un 29% dicen estar ampliando sus proyectos, frente al 15% de hace un año. Sin embargo, la implicación tecnológica del sector público está por debajo de la media de otras industrias, donde ese porcentaje sube al 33%.

Para 2019 se espera que se produzcan variaciones en la adopción tecnológica de las administraciones gubernamentales. Así lo indica la corporación japonesa Fujitsu, para la que en estos doce meses se verá un mayor enfoque hacia la experiencia de cliente en los servicios digitales. Se espera que se avance en características como la la gestión simplificada o la accesibilidad móvil, que mejore la usabilidad y facilite el acceso a los procesos que se desarrollan dentro de este terreno. 

Todo el tema de gestión y desarrollo de servicios digitales tendrá importante influencia en el tema de presupuestos, que pasará por decisiones complicadas en temas de prioridades de gasto. Fujitsu prevé una canalización de la inversión hacia áreas lideradas por el contexto político, en la que recibirán impulso aspectos como defensa, seguridad nacional, infraestructuras de transporte ecológico, servicios sociales y salud. En esta última partida apuntan a que se verá una reducción de los costes sanitarios, motivada por los ajustes en los gastos que potencia la aplicación de la tecnología. 

Hablando de herramientas tecnológicas, Fujitsu calcula que se demorará la adopción de la nube pública, aunque habrá grandes diferencias entre las distintas administraciones, organismos y gobiernos; de hecho, en algunos de los territorios se comenzará a optar por un enfoque híbrido. En línea con las predicciones de Minsait, la multinacional japonesa prevé que en 2019 tendrán también presencia el 'blockchain' y la inteligencia artificial. En relación a la tecnología de cadena de bloques, los últimos meses han sido de comienzo de iniciativas y proyectos y probablemente se seguirá en esta senda. La IA, en especial el aprendizaje automático, se empleará de forma creciente. Se dará especial visibilidad a aspectos éticos como la transparencia en su uso o la comprensión del posible sesgo. En temas de experiencia de usuario, los asistentes virtuales habilitados por inteligencia artificial ayudarán a mejorar la usabilidad de los servicios digitales. 

La IA también será protagonista en otro sentido. Como es habitual en la aplicación de herramientas digitales, la ciberseguridad será también prioridad en las tecnologías vinculadas al sector público, con el foco en riesgos y ataques y en el cumplimiento de la normativa. Se estima que se optará por un enfoque preventivo, basado precisamente en inteligencia artificial, que será clave en la identificación y respuesta a amenazas. 

En 2019 habrá un debate profundo en privacidad de datos, en cierto modo vinculado a temas de seguridad y protección. El uso de la información personal de los ciudadanos a través de plataformas y departamentos cruzados puede ayudar a ganar en agilidad y en prestación de servicios, pero también obligará a desarrollar mecanismos efectivos de integración que contemplen aspectos como la gobernabilidad y la propiedad de los datos y la ética de su uso. 

Con el 29 de marzo como fecha inicialmente de límite para la salida de Reino Unido de la Unión Europea, el Brexit impactará en temas de TI de los servicios públicos. Fujitsu pone el foco en los temas de comercio y movimientos transfronterizos, donde la aplicación de tecnología puede ayudar a mejorar la seguridad y el flujo del intercambio de bienes y personas. Además, ya dentro del propio país, se prevé la evolución hacia un nuevo modelo 'opt-in' basado en los beneficios para la identificación de los ciudadanos.