Los servidores x86 de Fujitsu se actualizan para agilizar el procesamiento de datos

Las nuevas generaciones de las familias PRIMERGY y PRIMEQUEST incorporan memoria NVRAM con tecnología de Intel, con lo que consiguen realizar más operaciones y de forma más rápida.

servidor Primergy Fujitsu

Importante renovación en el portfolio de servidores x86 de Fujitsu. La multinacional ha introducido sus nuevos productos de las gamas PRIMERGY, con la generación M5, y PRIMEQUEST 3000 de segunda generación, en los que ha integrado memoria persistente NVRAM, que garantizan una mejora en el rendimiento del sistema.

Esta denominación, siglas en inglés de memoria de acceso aleatorio no volátil, se refiere a la tecnología avanzada que en los nuevos productos habilitan los procesadores escalables Intel Xeon y el soporte para memoria persistente Intel Optane DC. Los datos se procesan más rápido y se agiliza la transferencia desde el almacenamiento al tratamiento, lo que reduce la latencia; a su vez, estas condiciones convierten a estas herramientas en óptimas para el trabajo con cargas críticas en entornos híbridos, tanto en la nube como en local. 

En concreto, dentro de la familia PRIMERGY se han añadido los modelos de quinta generación TX2550, RX2520, RX2530, RX2540, RX4770, CX2550, CX2560 y CX2570, mientras que en la línea PRIMEQUEST se han lanzado los PQ3800B2 y 3800E2. 

Las nuevas funcionalidades de estos productos permiten que se atienda a más usuarios de forma simultánea, además de incorporar más máquinas virtuales por sistema. Según la empresa, esto facilita la escalabilidad en las aplicaciones que se entregan en las infraestructuras virtuales, amplía los servicios a un mayor número de clientes y mejora la calidad del servicio.

Los servidores de estas líneas son compatibles con el programa de gestión Fujitsu Software Infrastructure Manager (ISM), que permite supervisar y administrar todos los elementos incluídos en el centro de datos de las organizaciones. La nueva generación de herramientas cuenta con una versión gratuita, ISM Essential, con monitorización de infraestructura convergente y funciones esenciales de gestión de servidor.

En el desarrollo de estas generaciones ha sido clave el trabajo de Fujitsu en el proyecto NEXTGenIO, parte del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea. Aquí, la multinacional nipona empleó la memoria Intel Optane DC para resolver los problemas de cuello de botella en el flujo de operaciones de datos, agilizando la velocidad de entrada/salida. Para la compañía, la memoria no volátil tendrá un papel clave en el almacenamiento, con un impacto importante en la mejora del rendimiento.