Software
Virtualización
Centro de datos

El SDDC ya está aquí (y ha llegado para quedarse)

El centro de datos definido por software apuesta por virtualizar toda la infraestructura para así lograr un mejor desempeño, eficiencia y rentabilidad.

datacenter

Han pasado ya dos años y medio desde que Gartner advirtiera que el futuro del centro de datos pasa por reconvertirse en software-defined, esto es, un datacenter donde toda la infraestructura se virtualice. Para la consultora, el centro de datos definido por software o SDDC es “crucial para la evolución a largo plazo de un negocio digital ágil”. Para cinco años más tarde, preveían, este modelo estaría extendido: el 75% de las empresas en la lista Global 2000 de Forbes lo considerarían un requerimiento. Los estudios indican un potencial de crecimiento importante: los últimos informes apuntan a que, para 2024. el mercado global del sector mueva 259.100 millones de dólares. 

A la hora de conocer hasta qué punto ha calado ya el concepto de centro de datos software-defined, son también relevantes los datos del estudio The Impact of Automation on IT Operations, elaborado por Freeform Dynamics y Fujitsu, de julio del pasado año. En líneas generales, se comprueba que entre el sector TI ya se conoce masivamente la tecnología de SDDC, aunque en ocasiones no se comprenda del todo; y que se es consciente de que en algún momento tendrán que implantarlo. 

En el informe, elaborado mediante encuestas telefónicas a 156 responsables de TI en distintas industrias, se les pregunta sobre si habían oído hablar de SDDC. Un 37% dijo que sí, y que lo entendía plenamente; el 32% dijo que sí, pero no acababa de comprender el concepto; uno de cada diez creía que era un tema de marketing, no una innovación real; y el 21% no había oído nada sobre el tema.

Preguntados sobre si creían que el centro de datos definido por software tendría relevancia en su entorno, un 24% dice ser consciente y estarlo ya adoptando; el mismo porcentaje lo reconoce y lo tiene en sus planes; 38% posiblemente, uno de cada diez seguramente no, y un 3% lo desconoce.

Aunque suene relativamente actual, el centro de datos definido por software no lo es. Como explicaba en un encuentro virtual Sergio Reiter, Head of Category Management en España de Fujitsu, el SDDC no es un concepto nuevo, sino la evolución del concepto tradicional de la virtualización. Una idea que comparten en VMWare, donde consideran la virtualización como la computación definida por software moderna, entendiendo que es, a su vez, el primer paso hacia el datacenter software-defined

Fujitsu cuenta precisamente con varias soluciones con esta última empresa, como PRIMEFLEX para VMware VSAN, con la que facilitar a las compañías un sistema integrado para implantar una infraestructura hiperconvergente en la que contar con plataforma de virtualización de próxima generación, que lleve el software-defined a redes, computación y almacenamiento. Para Reiter, “el principio es el mismo: virtualización de redes, virtualización de storage y virtualización de proceso”.

También de forma conjunta está la solución PRIMEFLEX for VMware Cloud Foundation, con el hardware y software para simplificar el despliegue de infraestructuras hiperconvergentes a gran escala de centros de datos definidos por software. Estas herramientas ofrecen varias ventajas, como la simplificación tanto en el despliegue como en mantenimiento, escalabilidad, mejora en la eficiencia energética y en el desempeño y reducción de costes.

Un factor importante que se toca siempre que se habla de las ventajas de la automatización de tareas es que esto puede influir de forma importante en la mejora del rendimiento del negocio. Examinando este tema, parte de esta mejora no viene solo de una mayor agilidad a la hora de realizar las tareas, sino de lo que Freeform Dynamics denomina el cambio cultural en la empresa en su informe sobre el impacto del proceso. El personal de TI no necesita estar pendiente de tareas a las que antes dedicaba horas y esfuerzo, dado que ahora se han automatizado. Lejos de traducirse en la reducción de personal, esto puede repercutir en una mejora de la productividad, con empresarios y trabajadores apostando por un modelo centrado en el beneficio del negocio, en el que la plantilla de TI pueda realizar funciones antes desatendidas e incluso ampliar su campo de trabajo. Esto se traducirá, en última instancia, en el mejor funcionamiento del negocio.