Transformación Digital
Fujitsu

Transformación digital en medianas empresas: un proceso a medio camino

Pese a ser conscientes de su importancia, los responsables de estas compañías aún no están trabajando activamente en la digitalización.

oficina

El proceso de transformación digital puede parecer un imperativo para la gente que trabaja en el sector TI o vinculada al mismo. Pero todavía dista de ser una tendencia asimilada por todos los implicados. Aunque las previsiones apuntan a que este será el año en el que la digitalización se expanda, no todas las organizaciones lo ven como algo necesario o accesible. Y si bien para las grandes corporaciones es parte de su rutina de trabajo mantenerse al día de cualquier novedad, para otro tipo de compañías no siempre es así. Así lo revelan las últimas estadísticas de la consultora Gartner sobre digitalización en medianas empresas. 

Según la encuesta a CIO de 2018, la transformación digital se ha convertido en una de las dos prioridades de negocio para los responsables de sistemas de la información, junto con la lógica preocupación por el crecimiento. De hecho, para el vicepresidente en investigación de Gartner Luis Anavitarte, estos dos objetivos estarían relacionados. “La digitalización tiene el beneficio de expandir los horizontes de mercado de las empresas de tamaño medio, un factor de éxito crítico para este tamaño de organización”. 

Hay que recordar que el criterio para definir este tipo de organizaciones cambia en Europa y Estados Unidos. El reglamento de la UE considera como tales las compañías de entre 51 y 250 trabajadores, con un volumen de negocio inferior a los 50 millones de euros. En Estados Unidos, el baremo es más amplio; a efectos de su análisis, la consultora engloba en medianas empresas aquellas entre 100 y 999 empleados y con ingresos de entre 50 y 1.000 millones de dólares anuales. 

La valoración de la digitalización como una de sus dos prioridades se trata de un impulso importante a cómo es vista la importancia de este proceso que, por el momento, no va de la mano con los recursos que se destinan a la misma. En el informe de Gartner se cifra en un 57% el porcentaje de encuestados que todavía no han desarrollado iniciativas destinadas a promover la transformación digital. Anavitarte apunta hacia la necesidad de abordar la digitalización como un proceso, a través del cual llegar al “crecimiento empresarial sostenible”. Este se configura como un paso próximamente inevitable, para el cual las empresas pueden prepararse, adaptando el ritmo y el volumen del cambio a sus posibilidades.