Flash
Almacenamiento
Infraestructura
Fujitsu
Protección de datos

Almacenamiento flash: de alternativa costosa a solución rentable

Las empresas vencen sus prejuicios ante la adopción de soluciones flash por las ventajas en el desempeño y seguridad que suponen para sus operaciones.

office

El almacenamiento es uno de los tres ejes clave de las infraestructuras tecnológicas e informáticas de las empresas, junto con servidores y redes; y como ellos, las distintas alternativas con las que se puede trabajar componen un amplio abanico en función de los usos que se le quiera dar, los fines que persiga el negocio o los recursos con los que se cuente. Entre esas alternativas está el almacenamiento flash, que tradicionalmente se ha asociado a trabajos para los que se necesita una capacidad especial, con elevado rendimiento, y a empresas que pueden hacer frente a los elevados costes que planteaba.

Sin embargo, en los últimos años la evolución de este tipo de dispositivos ha favorecido una rebaja en su precio. Siendo todavía superior al del almacenamiento HDD, su coste se ha vuelto más asequible. A esto hay que sumar un factor externo. En el contexto actual, en el que se está viendo una asimilación en las empresas de la necesidad de digitalizarse, esto está llevando a un mayor gasto en TI. Según Gartner, este 2018 el mercado global de TI moverá 3,7 billones de dólares, un 4,3% más que el estimado en octubre pasado para el global de 2017. La consultora calcula que crecerá el gasto en todas las partidas que distingue: desde el 9,4% que aumentará la de software empresarial, la que más crece, al 2,2% estimado para la que mayor cantidad mueve, la de comunicaciones con unos 1,4 billones estimados de volumen total, las cifras son una indicación de que las empresas están siendo conscientes de la necesidad de destinar recursos económicos a su infraestructura.

Esta mayor conciencia de que un mayor gasto inicial puede ser a la larga más rentable está también detrás de la apuesta por el almacenamiento flash, sumando a que la brecha de precio respecto al disco duro tradicional se está reduciendo de forma importante. Pero además el uso de soluciones all-flash conlleva una serie de beneficios extra para las empresas. El más evidente es la mejora en el rendimiento: los tiempos de respuesta son mucho más rápidos que en los HDD, hasta 500 veces según el sistema elegido, y un SSD puede llegar a rendir como 50 discos. El trabajo con este almacenamiento conlleva una reducción del espacio ocupado en las instalaciones, ya que una docena de dispositivos de estado sólidos puede llegar a reemplazar a 500 HDDs, y vinculado a esto viene que las necesidades de refrigeración son menores: todo esto redunda en un menor gasto energético que no solo es positivo por la vía del ahorro, sino a nivel medioambiental

Hoy en día, los CEOs son conscientes de los riesgos en ciberseguridad: según la Encuesta Mundial de CEO del sector tecnológico, elaborada por PwC, se calcula en siete de cada diez los responsables que tienen una estrategia o medidas para enfrentarse a potenciales problemas. A la hora de asegurar la información no sólo hay que atender a brechas o amenazas externas, sino que hay que tener en cuenta factores como el riesgo de pérdida de datos. Aquí, el almacenamiento flash ofrece una alternativa altamente confiable: según los datos de Fujitsu, este tipo de soluciones son hasta 100 veces más fiables que las tradicionales, con una mejor tasa de errores de bit recuperables. Físicamente es también más resistente que los dispositivos con piezas mecánica.

Recapitulando, a la hora de preocuparse por el coste de flash, hay que tener en cuenta varios factores: el precio por IOPS, teniendo en cuenta que para el mismo rendimiento en operaciones de entrada/salida de HDD se emplea un menor número de SSD; la reducción en el espacio rack para el almacenamiento; que menos dispositivos se traduce en menos energía; que las necesidades de refrigeración también disminuyen; y que la mejora en la seguridad se traduce en menos pérdidas por fallos.

La opción de almacenamiento All-Flash de Fujitsu, ETERNUS AF, plantea un sistema de cobertura total, a través de dos propuestas: ETERNUS AF250 y AF650, que incluyen estrategias de recuperación ante desastres con failover automático, replicación y mirroring, pensado para que en caso de fallo o error se pueda continuar trabajando, minimizando los problemas en situaciones imprevistas. El portfolio de Fujitsu garantiza una transición gradual, de forma que el proceso no sea traumático a nivel de equipo o negocio. 

ETERNUS AF250 es un sistema adaptable, que sirve tanto para que las pymes puedan llevar sus aplicaciones básicas, como para aplicaciones críticas de empresas de mayor tamaño. Según los datos de diciembre de 2017 del indicador SPC-1 Benchmark, una de las referencias en la industria de almacenamiento, esta es la mejor opción en relación a precio-desempeño, con un coste de 0,10 dólares por IOPS.

Por su parte, el ETERNUS AF650 está especialmente diseñado para el manejo de bases da datos a gran escala y aplicaciones críticas, aprovechando al máximo las ventajas del almacenamiento flash. Este sistema también ha sido distinguido por SPC-1 Benchmark: a principios del pasado año se le señalaba como el más rápido de su clase. Además, está reconocido para su empleo con la plataforma SAP HANA

Los sistemas de almacenamiento flash constituyen una alternativa al disco duro, que en la actualidad están consiguiendo que se supere la idea tradicional de su alto coste y su uso únicamente en determinados ámbitos para erigirse como una vía rentable y segura con la que trabajar.