TI
Infraestructura
Arquitectura
Convergencia
Fujitsu

Mejor desempeño y seguridad, ventajas de los sistemas convergentes para las empresas

Adaptar una infraestructura heredada al nuevo panorama tecnológico no tiene por qué ser un proceso traumático para las empresas.

desk

Pónganse en situación. Compañía de tamaño pequeño o mediano de cierta antigüedad, con más de un cuarto de siglo de historia. A lo largo de este tiempo, su negocio ha ido cambiando y, con él, la tecnología empleada. La innovación se ha ido abriendo paso en la empresa a trompicones, en parte con pequeñas apuestas de futuro, en parte mediante módulos renovados casi por imperativo de los tiempos. 

Hoy en día se encuentran con que gran parte de la arquitectura TI no satisface la demanda actual, con sistemas heredados que generan más gastos al mantener y actualizar. El equipo encargado de estas tareas es limitado, y carece de la formación o el tiempo para realizar estas transiciones por su cuenta sin que repercuta en el desempeño global. ¿Qué hacer ante esta situación?

La gran oferta en soluciones del mercado TI abre diferentes posibilidades para este tipo de clientes. Desde hace diez años, entre las más demandadas están los sistemas convergentes, que elimina las tradicionales arquitecturas en silos. En este tipo de infraestructuras, almacenamiento, redes y servidores se combinan, simplificando la gestión y facilitando la adaptación de la infraestructura al tamaño del negocio, como se comprueba analizando los casos de empresas que ya han apostado por estos modelos. 

En el marco de apuesta por evitar complejidades innecesarias es en el que Fujitsu y NetApp han desarrollado NFLEX, una solución conjunta creada a partir de la colaboración previa en PRIMEFLEX vShape con almacenamiento NetApp. NFLEX permite una adquisición, despliegue y mantenimiento ágiles y sencillos para los clientes, de tal forma que no solo se simplifica la administración de la infraestructura sino que también se facilita el acceso a soporte, de tal modo que se reduzcan los tiempos de inactividad. 

La colaboración entre Fujitsu y NetApp ha sido probada ya en compañías tan distintas como la editorial de Reino Unido Canongate o la institución Ashgate Hospicecare, que proporciona servicios de cuidados paliativos en el condado inglés de Derbyshire. Pese a la diferencia en el tipo de servicio que ofrecen, ambas partían de una situación similar: organizaciones con importante porcentaje de infraestructura heredada

En el caso de Ashgate, la compañía se encontraba ya con una arquitectura desfasada para sus objetivos, con un historial de baja inversión en TI que había desembocado en problemas en el rendimiento y difícil respuesta ante incidentes. Cambios en el equipo directivo llevaron a que se replanteasen sus necesidades, y con la ayuda de un proveedor, se optó por la fórmula de Fujitsu vShape, el antecesor de NFLEX. El despliegue de esta solución se realizó en apenas un fin de semana, sin necesidad de tiempos de parada ni interrupciones no deseadas en el servicio. El resultado, según la institución: un rendimiento un 80% más rápido, además de otras ventajas como mejora en la seguridad, gestión más sencilla de la TI, reducción al mínimo de las paradas imprevistas y facilidad para escalar. En general, una mejor respuesta que se traduce en una mejor productividad. 

La editorial de origen escocés Canongate partía de un punto similar, con una arquitectura obsoleta que no casaba con las demandas actuales: el desempeño se veía profundamente lastrado por la tecnología desfasada, con importantes tiempos de espera para realizar tareas sencillas. Además, el estado de la infraestructura dificultaba las comunicaciones fluidas entre las dos oficinas centrales de la compañía, en Londres y Edimburgo. Otro de sus principales puntos débiles era la carencia de una estrategia clara de backup, que hacía que no todos los datos tuviesen su copia de seguridad. Tras percatarse de la necesidad de actualizar los sistemas, frutos de numerosos remiendos, optaron también por instalar en la sede de Edimburgo Fujitsu PRIMEFLEX vShape, que con su configuración all-in-one integra los distintos elementos de la infraestructura a través de un gestor simplificado.

Los beneficios más destacables para Canongate tras el despliegue de la solución han sido una mejora en la productividad general, fruto de la optimización del rendimiento, y un incremento de la seguridad gracias a los sistemas de recuperación. Además, la posibilidad de desplegar el mismo modelo en Londres abre a la editorial un camino de simplificación del trabajo conjunto sin necesidad de viajar. 

La apuesta por soluciones convergentes se está perfilando como una vía para adaptar arquitecturas desfasadas al actual entorno TI sin necesidad de grandes desembolsos ni despliegues costosos. Una opción fácil para que las empresas con recursos limitados se adapten al paso tecnológico moderno.