La última tecnología de supercomputación de Fujitsu llega al mercado

La multinacional introduce sus nuevas supercomputadoras PRIMEHPC FX1000 y PRIMEHPC FX700, en las que emplea tecnología de su equipo Fugaku.

Fujitsu

Fujitsu es una de las firmas a la cabeza en la carrera por alcanzar la computación a exascala, con el proyecto conjunto con el Instituto Riken de Japón como punta de lanza. Esta iniciativa trabaja en el desarrollo del superordenador Fugaku, el sucesor del K Computer, que en 2011 era el primer equipo del mundo en superar los 10 petaflops. Ahora, la corporación nipona permite un primer acercamiento a las posibilidades de esta tecnología con su línea PRIMEHPC

Fujitsu comenzará en marzo del próximo año las ventas globales de los modelos PRIMEHPC FX1000 y PRIMEHPC FX700, que forman parte de la serie Fujitsu Supercomputer PRIMEHPC. Estos equipos emplean la tecnología de Fugaku, ya que están equipados con el chip A64FX, una CPU de alto rendimiento que se constituye como el primer procesador del mundo que emplea la arquitectura Armv8-A SVE

Este modelo de CPU "es un procesador basado en la norma ARM, lo que significa que el consumo energético por core es muy bajo", explicaba Adriano Galano, Head of Solution Sales de Fujitsu España, a IDG. Además, "combina funcionalidades de CPU y de GPGPU en un solo procesador". Para proyectos con determinadas necesidades, esto implica que se necesitan los dos tipos de unidades. "En nuestro caso un solo procesador lo puede hacer". 

Como explican desde Fujitsu en un comunicado, el A64FX ha sido desarrollado heredando el diseño de CPU de alto rendimiento y baja potencia que la multinacional nipona ha creado hasta ahora. El procesador alcanza un alto rendimiento por vatio y emplea la memoria apilada de alto rendimiento HBM2 para lograr un importante ancho de banda de memoria. También puede manejar herramientas clave en tecnologías tipo machine learning, como la aritmética de media precisión y la suma múltiple. 

Así, la compañía espera que las nuevas supercomputadoras amplíen su uso en el campo de la IA, con lo que la multinacional espera contribuir a "resolver problemas sociales, acelerar la investigación de vanguardia y fortalecer la competitividad corporativa".